11.02.2009

Espanto



Los muertos llegaron a mi conciencia por flata de altar. Lo bueno es que ahí estan más cerca. Me gustaría que me contaran cosas porque a muchos no los conocí bien, pero estan enojados porque no hay nada de comer. A algunos los visitan en dias normales, como en esta ventana que a veces tocan. No sé si sea valiente, pero no le tengo tanto miedo a la muerte, más bien le tengo miedo a la fragilidad. Cualquier cosa nos puede cambiar. Miedo a los espantos que llegan derrepente y pueden reacomodar las cosas tan rápido. Hay días que me quiero mudar a donde las plantas suenan como lluvia y encuentras zarzamoras en las plantas y no en frascos y tes. Sé que allá me esperan espantos igual que aqui. Lo bueno es que hay espantos que hacen reirte de cuánto saltaste. Mañana tengo un viaje largo y la dosis usual de espantos diarios. Espero que en la semana haya varios, como esos en los que tomas mi mano en la obscuridad.

2 comments:

Sil said...

hace mucho que no pensaba en "espantos"... sera eso bueno o no tanto? anda a saber no?

me gusta tu blog. las fotos son lo mejor porque hablan, cuentan aún antes de leer... me gusta.

saludos!

sil

BRW DJ said...

Esta entrada la voy a utilizar de cita para algún texto relativo a los fastos que ocurren apenas llegado el mes de noviembre. Espero no te incomode; igual, tengo que mencionar de dónde lo extraje y todo el pedo. Pero es que en verdad esta entradita, así como la ves, no tiene madre...